sábado, 21 de junio de 2014

Lo que es la fe - Parte 2

Lo que es la fe - Parte 2


La Fe es la Certeza de lo que se Espera

Para entender la fe, debemos entender que la fe y la esperanza son cosas diferentes, pero que trabajan juntas para que podamos recibir de Dios.

La fe es una certeza.

La palabra certeza en el griego es JUPOSTASIS.

Vine lo traduce así:

jupostasis lit., estar de pie debajo (jupo, debajo; stasis, estar de pie), aquello que se mantiene en pie o que es puesto debajo, fundamento, comienzo; de ahí, significa la cualidad de la confianza que lleva a uno a mantenerse bajo, soportar, o llevar cualquier cosa a cabo

En Hebreos 11:1, estar bajo, apoyo (jupo, debajo; istemi, estar de pie), de ahí, se traduce certeza. Puede que aquí denote un título, como dando una garantía, o realidad.

Wuest lo traduce de esta manera:

Jupostasis es compuesto por stasis "de pie" y hupo "bajo", por lo que "lo que está debajo, un fundamento." Así, se habla del terreno sobre el que se construye una esperanza. Moulton y Milligan reportan su uso como un término legal. Dicen que es sinónimo de "todo el cuerpo de documentos relacionados con la propiedad de los bienes de una persona, depositada en archivos, y que forma la evidencia de la propiedad." Sugieren la traducción: "La fe es el título de propiedad de lo que se espera." El Espíritu Santo activando el acto de fe, que ejerce un creyente en el Señor Jesús es el título de propiedad que Dios pone en su mano garantizándole la posesión de la cosa por la que está confiando en él.

Entonces la fe es el título de propiedad o la base legal de que ya son nuestras las cosas por las cuales estamos confiando en el Señor.

Vernos McGee nos da otro punto de vista:

La palabra griega para "certeza" es jupostasis. Se trata de un término científico que es  lo opuesto a la hipótesis o teoría. Es aquello que se basa en hechos. En química sería la sustancia química que se deposita en el fondo del tubo de ensayo después de haber hecho un experimento.

Vernon McGee sigue diciendo:

El Dr. Robertson, especialista en Griego, tradujo "certeza" o "sustancia" como "Título de propiedad". ¿Y cuál es el título de propiedad? ¿Cuál es esa certeza, esa sustancia? Pues es la Palabra de Dios. Si su fe no descansa, no se apoya en la Palabra de Dios, entonces de ninguna manera es una fe bíblica. Tiene que apoyarse en lo que Dios ha dicho. En realidad, significa creer en Dios.

Robinson traduce “espera” de esta manera:

elpízō; de elpís esperanza. Tener esperanza, desear con expectativas.

No es un simple esperar a lo que suceda, sino teniendo expectativas que sucederá lo que está escrito en la Palabra de Dios y por lo cual estamos parados firmemente..

Entonces, vemos que la fe y la esperanza son dos fuerzas espirituales que trabajan juntas para recibir la respuesta de lo que hemos creído.

Hebreos 6:11-12
11 Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza,
12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

La fe y la esperanza trabajan juntas, solo que la fe se encuentra en el tiempo presente mientras que la esperanza en el futuro.

Un joven fue un día a un negocio y le pidió al dueño que le fíe una gaseosa, el dueño le mostró un cartel que decía: “Hoy no fío, mañana sí.” Al día siguiente fue de nuevo a la tienda y encontró el mismo cartel: siguió haciendo lo mismo durante varios días y siempre veía el mismo cartel, hasta que un día se dio cuenta que podía seguir yendo una y otra vez pero nunca le iban a fiar.

La esperanza está siempre en el futuro, nunca nos ofrece la seguridad que tendremos las cosas que queremos recibir. Lo que nos da la seguridad es la fe.

Lo que hace la esperanza es trazarnos la meta, mientras que la fe la realiza.

Mi abuelo era ingeniero y mi papá es arquitecto. Cuando trabajaban juntos mi papá realizaba los planos de la casa y luego la construía mi abuelo.

Eso es lo que hace la esperanza dibuja el planos de lo que queremos recibir de Dios, y la fe lo trae a nuestras vidas.

Una hermana enferma de cáncer decía: “Yo se que Dios me sanará algún día.” Y se murió. Algunos hermanos se preguntaban porque esas palabras llenas de fe no funcionaron. La respuesta es sencilla no eran palabras llenas de fe sino llenas de esperanza.

Marcos 11:24 (Reina Valera 1960)
24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

Biblia al Día
Por eso os digo: Creed que ya habéis recibido todo lo que estéis pidiendo en oración, y lo obtendréis.

Dios Habla Hoy
Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán.

Nueva Biblia de los Hispanos
Por eso les digo que todas las cosas por las que oren y pidan, crean que ya las han recibido, y les serán concedidas.

La fe cree que recibe ahora; la esperanza en el futuro. La fe y la esperanza son dos tiempos diferentes para recibir de Dios.

A veces cuando termino de hacer la oración de acuerdo (Mateo 18:19) con alguien le pregunto: “¿Cuándo vas ha recibir tu respuesta?”  Si me dice ahora se que ya lo tiene porque está en fe, si me dice “Dios me lo dará algún día”, o algo parecido, se que no está en fe sino en esperanza, porque ha puesto su respuesta en el futuro y se que no recibirá de Dios.


Hagamos ajustes en nuestro creer, pongámoslo en el tiempo presente. La fe dice: “Es mío, lo tengo ahora.”