jueves, 19 de mayo de 2016

Los Dones de Función - Decribiéndolos para descubrir el tuyo



Romanos 12:3-8 (Biblia Expandida de Fe)
3 La gracia que Dios me ha confiado en su bondad (como apóstol) me autoriza también a advertirles y exhortarles a todos y a cada uno de ustedes: que a nadie se le suban los humos a la cabeza y tenga un concepto más alto de sí que el que debe tener; pensando en sí mismo con moderación y estimándose con la medida justa sin ideas exageradas de su propia importancia, conforme al grado y la medida de fe que Dios le ha concedido a cada uno (y los dones y capacidades que Dios les ha repartido, distribuido y entregado).
4 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen idéntico oficio, función o modo de actuar (sino que cada uno tiene su propósito específico).
5 De manera semejante, nosotros, siendo muchos de manera colectiva, formamos un solo cuerpo en Cristo, en el que cada miembro de manera individual y recíproca está unido, pertenece y está conectado al servicio de los demás.
6 Teniendo diversos y diferentes dones (aptitudes, capacidades y habilidades), que varían según la gracia que Dios nos ha concedido a cada uno de nosotros en su generoso amor (para realizar nuestra labor dentro del cuerpo); si el don que alguien ha recibido es el de profecía, que profetice en proporción y conforme a la medida de fe que le fue asignada.
7 Si la gracia que Dios le ha concedido es el diaconado, que es el don de servicio o ministración a otros, que use su don sirviendo y ministrando bien. Si la gracia que ha recibido es el don de maestro, use su don y cumpla su labor dedicándose a la enseñanza y a la doctrina.
8 Si la gracia que ha recibido es el don de exhortar y predicar, dedíquese a exhortar y animar a los demás; si la gracia que ha recibido es el don de repartir hágalo con generosidad y liberalidad. Si la gracia que ha recibido es el don de presidir, liderar y dirigir, cumpla su responsabilidad con diligencia y con todo esmero; si la gracia que ha recibido es el don de misericordia y de ayudar a los necesitados, hágalo con alegría.

Cada creyente tiene un lugar y una función dentro del Cuerpo de Cristo. En particular cada creyente tiene una función o participación dentro de la iglesia local a la cual pertenece.
A todos nosotros Dios nos ha repartido, distribuido y entregado dones y capacidades específicas para su servicio; pero además nos ha dado la fe medida de fe necesaria para cumplir el servicio que nos ha asignado.
No todos hemos recibido la misma función sino que cada uno tiene una asignación específica que cumplir dentro de su iglesia local.
Así que tenemos diversos y diferentes dones, que varían según la gracia que Dios nos ha concedido a cada uno de nosotros en su generoso amor para realizar nuestra labor dentro de la iglesia local a la cual pertenecemos.
Eso es lo que llamamos los dones de función o de servicio.
En estos dones hay tres categorías que hablan y cuatro categorías que hacen, y definitivamente te encuentras en alguna de ellas.
Los dones de función que hablan son el de profecía, el de enseñanza y el de exhortación. Los dones de función que hacen son el de servicio, el de repartir, el de presidir y el de hacer misericordia.

Los Dones de Función que Dicen Algo
Los dones de función de Romanos 12:3-8 podemos definirlos en dos grupos: los que dicen algo y los que hacen algo, en esta ocasión veremos a los que dicen algo.
Los dones de función que dicen algo son tres tipos de ministros locales en la iglesia local que comparten la Palabra: el que profetiza, el que enseña y el que exhorta.
EL DON DE FUNCIÓN DE PROFECÍA
Si el don que alguien ha recibido es el de profecía, que profetice en proporción y conforme a la medida de fe que le fue asignada
- Romanos 12:6 (Biblia Expandida de Fe)

Para definir este don debemos entender que no es el don ministerial de Profeta de Efesios 4, ni tampoco el don del Espíritu de Profecía de Romanos 12 y 14.
Recordemos que los dones de función son gracias especiales que Dios coloca sobre personas para tomar su posición de servicio dentro de la iglesia local.
La versión Schökel y Mateos dice: "si es el hablar inspirado"
Vine nos dice que profecía significa la proclamación de la mente y el consejo de Dios.
Wesley Center Online lo define el don de función de profecía así: "Pablo lo define en 1 Corintios 14:3, como 'hablar a los hombres para edificación, exhortación y con­solación'. Más que predecir, profetizar significa compartir la Palabra de Dios con los que necesitan oírla."
El que profetiza es un predicador local cuyo mensaje (a diferencia del maestro que es el que imparte doctrina en la iglesia) es una predicación inspirada para edificar, exhortar o consolar a la iglesia.
El que profetiza también puede moverse en el área de la consejería, ya que tiene la gracia para edificar, exhortar y consolar al que lo escucha.
Aunque como toda persona que ministra la Palabra debe estudiarla y conocerla, su mensaje siempre tiene un elemento de inspiración.
EL DON DE FUNCIÓN DE ENSEÑANZA
Si la gracia que ha recibido es el don de maestro, use su don y cumpla su labor dedicándose a la enseñanza y a la doctrina 
- Romanos 12:7 (Biblia Expandida de Fe)

La Biblia Plenitud dice de este pasaje: "Se refiere tanto a aquellos especialmente dotados para escudriñar e instruir en la verdad revelada de la Palabra de Dios, independientemente de la función pública que ejerzan, como a los maestros profesionales."
Este don de función del que enseña no es el don ministerial del maestro de Efesios 4, ya que su campo de trabajo es la iglesia local, no solo su enseñanza es desde el púlpito sino también en la escuela dominical de la iglesia y otros programas locales que requieran de enseñanza.
Dos particularidades vemos en el don de función del que enseña, tiene la capacidad para escudriñar la Escrituras y llegar "al meollo del asunto" para recibir la revelación de la Palabra escrita, pero además tiene la habilidad de poder enseñarla a otros.
Notemos que este don no es una persona que es un maestro profesional sino una persona a la cual Dios dotó con esta habilidad.
DON DE FUNCIÓN DE EXHORTACIÓN
Si la gracia que ha recibido es el don de exhortar y predicar, dedíquese a exhortar y animar a los demás
- Romanos 12:8 (Biblia Expandida de Fe)

El don de exhortación tiene una doble función, animar a los creyentes para llevarlos a nuevas fronteras en Cristo y llevar a los incrédulos a Cristo.
Este es el don que tienen los que llamamos predicadores locales. No es el don ministerial del evangelista, pero tiene la habilidad de ganar gente para Cristo y ciertamente todo evangelista empezó como un exhortador (aunque no todo exhortador termina siendo un evangelista).
Otra de las habilidades que tiene es encender el corazón de la iglesia para ir y alcanzar a los perdidos, tiene una gran pasión por las almas.

Los Dones de Función que Hacen Algo
Como hemos definido anteriormente existen 2 categorías de los dones de función: los que dicen algo y los que hacen algo, en esta ocasión veremos los dones de función que hacen algo.
Los dones de función que hacen algo son tres tipos de ministerios que se ocupan de servir en las diversas de la iglesia local a la que pertenecen.
Son cuatro estos dones de función, el don de servicio, el don de repartir, el don de presidir y el don de mostrar misericordia.
EL DON DE FUNCIÓN DE SERVICIO
Si la gracia que Dios le ha concedido es el diaconado, que es el don de servicio o ministración a otros, que use su don sirviendo y ministrando bien
- Romanos 12:7 - Biblia Expandida de Fe

Acerca del don de función de servicio Wuest nos dice:
"Servir" es diakonia, esta es una de las palabras griegas para siervo. Trench dice que esta palabra representa el siervo en su actividad. Por tanto, la palabra se refiere al que sirve... La palabra "ministerio" está en esa esfera. La exhortación es que la persona que presta el servicio debe prestar servicio en el ámbito o esfera en que Dios lo colocó y para el que le dio ese don. Moule dice de esta palabra: "Casi cualquier trabajo excepto el de la expresión inspirada o de milagros se pueden incluir en aquí." Godet dice; "Una actividad de naturaleza práctica ejercida en la acción, no en la palabra."
El que sirve, también conocido como el que ministra, o como se le llama en muchas iglesias el diácono, abarca las diversas áreas de servicio dentro de la iglesia local; donde quiera que haya una necesidad Dios levanta dones de servicio para suplirla.
Hay muchas áreas de servicio en la iglesia y Dios capacita a creyentes para realizarlas.
DON DE FUNCIÓN DE REPARTIR
Si la gracia que ha recibido es el don de repartir hágalo con generosidad y liberalidad 
- Romanos 12:8 - Biblia Expandida Fe

La persona que tiene este don tiene una capacidad sobrenatural para conseguir dinero, ya que la labor de su función es repartir; si no tienes dinero no puedes repartirlo.
Otra característica que tiene es un corazón generoso, cuando se levanta una necesidad, él está ahí sin que nadie lo llame, esa es su vida, vive para dar.
DON DE FUNCIÓN DE PRESIDIR
Si la gracia que ha recibido es el don de presidir, liderar y dirigir, cumpla su responsabilidad con diligencia y con todo esmero
- Romanos 12:8 - Biblia Expandida Fe

El don de presidir es el que lidera y dirige.
Como dice Vincent: "El que se coloca al frente. La referencia es a cualquier posición que implica supervisión."
En una iglesia local siempre hay diversos ministerios especializados, y siempre es necesaria una persona que se coloque al frente para poder supervisar que todo marche correctamente y en orden.
Sea la música, los jóvenes, los niños, los consejeros, los ujieres, o cualquier otro grupo dentro de la iglesia siempre se necesita de un líder, y Dios ha hecho esa provisión a través del don de presidir.
Como dice Wuest acerca de la palabra diligencia: "La idea de hacer las cosas sin demora, estar dispuesto, ser diligente, y poner todo el esfuerzo se encuentra en esa palabra."
El que preside no solo debe depender de su don, debe ejercerlo con un intenso esfuerzo y determinación.
DON DE FUNCIÓN DE MISERICORDIA
Si la gracia que ha recibido es el don de misericordia y de ayudar a los necesitados, hágalo con alegría
- Romanos 12:8 - Biblia Expandida Fe

Barnes nos dice acerca de este don: "Calvino dice que es probable que esto se refiera a los que tenían el cuidado de los enfermos y los débiles, los ancianos y los necesitados; no tanto para cubrir sus necesidades por medio de la caridad, sino para atenderlos en sus tribulaciones, y cuidar de ellos."
Vemos que este don va dirigido hacia las personas que tienen necesidades, los enfermos, los débiles, los ancianos, los huérfanos, las viudas, es decir, hacia todo aquel que tiene una necesidad.
Acerca de la actitud que deben tener los que tienen este don Vincent nos dice: "La disposición gozosa, la gracia amable, la afabilidad que llega hasta el punto de la alegría, que hacen que el visitante sea un rayo de sol que penetra en el cuarto del enfermo, y el corazón de afligido."
No vamos con una cara de tristeza y mucho menos de espanto, vamos con alegría, eso nos ayuda también no solo a guardar nuestro corazón sino para ayudar a que el necesitado pueda recibir los que Dios tiene para él.
Conclusión
Como hemos visto todos los creyentes tenemos un don de función, aunque lo normal es que tengas uno primario y otros secundarios.
El conocer lo que son los dones de función te va a ayudar a localizar tu lugar dentro de la iglesia y podrás ayudar de manera más específica y efectiva.

lunes, 9 de mayo de 2016

Conociendo cual es mi función en la iglesia

¿Cuál es mi lugar en la iglesia local?




Romanos 12:3-8 (Biblia Expandida de Fe)
3 La gracia que Dios me ha confiado en su bondad (como apóstol) me autoriza también a advertirles y exhortarles a todos y a cada uno de ustedes: que a nadie se le suban los humos a la cabeza y tenga un concepto más alto de sí que el que debe tener; pensando en sí mismo con moderación y estimándose con la medida justa sin ideas exageradas de su propia importancia, conforme al grado y la medida de fe que Dios le ha concedido a cada uno (y los dones y capacidades que Dios les ha repartido, distribuido y entregado).
4 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen idéntico oficio, función o modo de actuar (sino que cada uno tiene su propósito específico).
5 De manera semejante, nosotros, siendo muchos de manera colectiva, formamos un solo cuerpo en Cristo, en el que cada miembro de manera individual y recíproca está unido, pertenece y está conectado al servicio de los demás.
6 Teniendo diversos y diferentes dones (aptitudes, capacidades y habilidades), que varían según la gracia que Dios nos ha concedido a cada uno de nosotros en su generoso amor (para realizar nuestra labor dentro del cuerpo); si el don que alguien ha recibido es el de profecía, que profetice en proporción y conforme a la medida de fe que le fue asignada.
7 Si la gracia que Dios le ha concedido es el diaconado, que es el don de servicio o ministración a otros, que use su don sirviendo y ministrando bien. Si la gracia que ha recibido es el don de maestro, use su don y cumpla su labor dedicándose a la enseñanza y a la doctrina.
8 Si la gracia que ha recibido es el don de exhortar y predicar, dedíquese a exhortar y animar a los demás; si la gracia que ha recibido es el don de repartir hágalo con generosidad y liberalidad. Si la gracia que ha recibido es el don de presidir, liderar y dirigir, cumpla su responsabilidad con diligencia y con todo esmero; si la gracia que ha recibido es el don de misericordia y de ayudar a los necesitados, hágalo con alegría.

Cada creyente tiene un lugar y una función dentro del Cuerpo de Cristo. En particular cada creyente tiene una función o participación dentro de la iglesia local a la cual pertenece.

A todos nosotros Dios nos ha repartido, distribuido y entregado dones y capacidades específicas para su servicio; pero además nos ha dado la fe medida de fe necesaria para cumplir el servicio que nos ha asignado.

No todos hemos recibido la misma función sino que cada uno tiene una asignación específica que cumplir dentro de su iglesia local.

Así que tenemos diversos y diferentes dones, que varían según la gracia que Dios nos ha concedido a cada uno de nosotros en su generoso amor para realizar nuestra labor dentro de la iglesia local a la cual pertenecemos.

Eso es lo que llamamos los dones de función o de servicio.

En estos dones hay tres categorías que hablan y cuatro categorías que hacen, y definitivamente te encuentras en alguna de ellas.


Los dones de función que hablan son el de profecía, el de enseñanza y el de exhortación. Los dones de función que hacen son el de servicio, el de repartir, el de presidir y el de hacer misericordia.

sábado, 7 de mayo de 2016

Encontrando tu lugar dentro de tu iglesia local


Los Dones de Función

1 Pedro 4:10-11
10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.
11 Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

En esta enseñanza veremos los dones de función; lo que son y cual nos repartió Dios.

Romanos 12:3-8 (Biblia Textual)
3 Ordeno pues, por la gracia que me fue dada, a cada cual que está entre vosotros, que no piense más altamente de lo que debe pensar, sino que piense con sobriedad, según la medida de fe que Dios dio a cada uno.
4 Porque así como en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función;
5 así los muchos somos un cuerpo en Cristo, y cada uno, miembros los unos de los otros.
6 De manera que teniendo diferentes dones, según la gracia que nos fue dada, si es de profecía, úselo según la analogía de la fe;
7 si diaconado, en el servicio; el que enseña, en la enseñanza,
8 el que exhorta, en la exhortación; el que comparte, con generosidad; el que cuida de los demás, con diligencia; el que hace misericordia, con alegría.

En este pasaje encontramos los DONES DE FUNCIÓN o DONES DE SERVICIO.

La palabra don que se usa aquí es charismata, que significa “un don de gracia”; charisma se define como la habilitación instantánea del Espíritu Santo en la vida de cualquier creyente para ejercer un don para la edificación de los demás.

Estos dones son gracias con las que Dios equipa a cada creyente para cumplir con su función o servicio dentro del cuerpo local al que pertenezcan.

Estos no son los dones del Espíritu de 1 Corintios 12:7-11, ni tampoco los dones ministeriales de 1 Corintios 12:28-30 y Efesios 4:11.

Los dones del Espíritu son manifestaciones dadas por el Espíritu Santo cuando él desea que son canalizadas a través de un creyente para ministrar a otra persona.

1 Corintios 12:7-11
7 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.
8 Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;
9 a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.
10 A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.
11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

No son dones que son inherentes en ti, no parten ni nacen de ti, sino que se manifiestan cuando el Espíritu Santo quiere en beneficio de la iglesia.

Tampoco son los dones del ministerio de Efesios 4:11, que estos si son capacidades que Dios da a la persona para cumplir un oficio específico dentro del Cuerpo de Cristo.

Efesios 4:7-12
7 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.
8 Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres.
9 Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?
10 El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.
11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,
12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.

La palabra dones en Efesios 4 es doma; que son regalos, estos regalos son personas que Dios capacitó con oficios específicos para equipar y edificar a los creyentes.

Algo más respecto a estos dones es que no son, como dice la enseñanza de los dones de motivación, basados en nuestro carácter y personalidad, pues son gracias (CHARISMATA en griego), así que no vienen de nosotros pero se manifiestan a través de nosotros.


Estos dones son gracias, capacidades especiales, si quieren decir, poderes dados por Dios con el propósito de habilitarnos para cumplir nuestra función o servicio dentro del cuerpo de Cristo, en particular, en la iglesia local a la cual pertenecemos, para ministrar a otros.

domingo, 1 de mayo de 2016

Un mensaje, diez mil formas de decirlo


Hace unos día en el seminario el Rev. David Horton dijo una frase impactante, nosotros tenemos un solo mensaje y diez mil formas distintas de decirlo.

Esto es una realidad cuando hablamos de la levadura, hay muchas doctrinas (o enseñanzas) en la iglesia que nos apartan del verdadero Evangelio y nos llevan al error.

Veamos más acerca de la levadura, y como es que Pablo la conecta con la obra terminada de Cristo en la cruz.

1 Corintios 5:6-8
6 Su jactancia no es buena. ¿No saben que un poco de levadura fermenta toda la masa? 
7 Límpiense de la vieja levadura, para que sean una nueva masa, de tal manera que sean pan sin levadura, porque el Cristo es nuestra Pascua, que fue sacrificado. 
8 Por este motivo, celebramos la fiesta, no con la vieja levadura ni con levadura de maldad y amargura, sino con levadura de pureza y santidad.

Hemos visto que la levadura nos habla de doctrina; y aquí Pablo dice que nos limpiemos de toda levadura vieja, porque Cristo, nuestra pascua ya fue sacrificado por nosotros.

La enseñanza de la iglesia es la obra terminada de Cristo; el Tetelestai que Jesucristo rugió en la cruz.

No es la enseñanza de obras de justicia, ni métodos para alcanzar la santidad, sino lo que Cristo hizo por nosotros, lo somos en Él, lo que tenemos en Él, lo que podemos hacer en Él.

Pablo llegó con esta enseñanza a Corinto:

1 Corintios 2:1-5
1 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 
2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 
3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor;
4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 
5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Un solo mensaje tenía Pablo, a Cristo y a este crucificado; les presento la obra completa de Cristo, les rugió Tetelestai.

Y al rugido de Tetelestai no solo la gente fue edificada sino que el poder de Dios estuvo en manifestación. 

No son nuestras bellas y sabias palabras, es el poder de Dios manifestado por la obra completa de Cristo.

En Galacia Pablo se encontró como la levadura del fariseísmo había entrado a la iglesia trayendo un evangelio diferente:

Gálatas 3:1-5
1 ¡Oh gálatas insensatos! ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? 
2 Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? 
3 ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? 
4 ¿Tantas cosas habéis padecido en vano? si es que realmente fue en vano. 
5 Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?

Ya conocemos la historia de las iglesias de Galacia, como Pablo les había enseñado el puro evangelio de la obra completa de Cristo y como ellos habían sucumbido bajo la levadura de los fariseos, quienes les decían que si no se circuncidaban y guardaban toda la ley de Moisés no podían ser salvos.

La enseñanza de Pablo tenía una sola meta, llevar a la gente a conocer a Cristo; mostrarles que en Él todo ya fue completado; que al grito de Tetelestai, fuimos totalmente hechos libres; que todo yugo de esclavitud había sido ya quitado.

En Gálatas 5:1 él dijo: “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.”

La enseñanza correcta de la obra de Cristo nos trae libertad; toda enseñanza con levadura nos trae esclavitud.

De ahí vemos que nuestra enseñanza debe estar basada en la obra completa de Cristo.

A lo largo de las Epístolas podemos ver las cosas que Cristo hizo por nosotros en la cruz, encontramos pasajes que dicen “en Él”, “en Quién”, “por Quién”, “en Cristo”, y muchos más que nos muestran la realidad no solo de lo que somos sino de lo que debemos enseñar.

Ya vimos que Pablo dijo que él solo tenía un mensaje a Cristo y a este crucificado; es decir, la obra completa de Cristo.

Veamos todo lo que dice la Biblia desde esa perspectiva.

Saquemos toda esa vieja levadura de la ley y las obras para auto justificarnos, tenemos un mensaje sin levadura, el mensaje de Cristo.

viernes, 29 de abril de 2016

¡Quítate la Levadura!


Gálatas 5:9
9  Un poco de levadura leuda toda la masa.

La levadura es esa pequeña porción de masa fermentada que se introduce en el pedazo fresco de masa, y transmite ligereza a toda la masa.

En el proceso de crear pan y tortas es muy importante para que crezca la masa y no tengamos panes y tortas achatadas.

Tanto Jesús como Pablo enseñaron acerca de la levadura, en el sentido negativo de ella.

Mateo 16:5-12
5  Llegando sus discípulos al otro lado, se habían olvidado de traer pan. 
6  Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos. 
7  Ellos pensaban dentro de sí, diciendo: Esto dice porque no trajimos pan. 
8  Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no tenéis pan? 
9  ¿No entendéis aún, ni os acordáis de los cinco panes entre cinco mil hombres, y cuántas cestas recogisteis? 
10  ¿Ni de los siete panes entre cuatro mil, y cuántas canastas recogisteis? 
11  ¿Cómo es que no entendéis que no fue por el pan que os dije que os guardaseis de la levadura de los fariseos y de los saduceos? 
12  Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos.

Aquí están Jesús y los discípulos después de haber cruzado el mar de Galilea y llegado a la ciudad de Dalmanuta que estaba al norte. Evidentemente estaban con hambre y se encontraron que se habían olvidado de traer pan.

Jesús les dijo que se cuidaran de la levadura de los fariseos y saduceos; y ellos pensaron que los estaba reprendiendo por olvidarse del pan, pero Jesús tenía otro propósito en mente, enseñarles que debían tener cuidado de la doctrina que escuchaban.

La doctrina de los fariseos principalmente consistía en la auto justificación del hombre, lo cual se puede ver claramente en la parábola del fariseo y el publicano:

Lucas 18:9-14
9 A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: 
10 Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. 
11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; 
12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. 
13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. 
14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.

Esta doctrina como veremos más adelante se basaba en la idea de que el hombre solo puede justificarse (ser declarado inocente y hecho justo) por el cumplimiento estricto de la ley de Moisés.

La doctrina de los saduceos consistía en negar la resurrección y todo lo sobrenatural de Dios. Pablo se aprovechó de esto cuando estuvo ante el concilio en Jerusalén.

Hechos 23:6-9
6 Al darse cuenta Pablo de que algunos del pueblo eran saduceos y otros fariseos, levantó la voz en la asamblea, diciendo: ¡Varones hermanos míos!, yo soy fariseo, hijo de fariseos, y soy juzgado por causa de la esperanza de la resurrección de los muertos. 
7 Y habiendo dicho esto, los fariseos y los saduceos se pusieron unos contra otros, y el pueblo se dividió, 
8 porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángeles, ni espíritu, pero los fariseos afirman todo esto. 
9 Entonces hubo un gran vocerío, y levantándose algunos escribas que estaban a favor de los fariseos, disputaban contra ellos, diciendo: No encontramos mal alguno en este varón, porque ¿qué hay si algún espíritu o algún ángel le ha hablado?

Jesús les dice: “Cuídense de los que les enseñan a tratar de justificarse ante Dios por sus buenas obras y de los que niegan lo sobrenatural del Evangelio y mi obra por ustedes.”

martes, 5 de abril de 2016

¿Existe un día especial para adorar a Dios?

Mucha gente hace un gran asunto de este tema; como si fuera una cuestión de estado el día que se debe adorar a Dios.

Los mesiánicos dicen que debemos guardar el shabbat y celebrar las festividades judías. Los adventistas dicen que debemos guardar el sábado pues es el sello de Dios.

Pero que nos dice la Biblia:

Romanos 14:5 (Biblia Expandida de Fe)
5 Igualmente, algunos juzgan que ciertos días son sagrados y tienen una importancia y significado especial, mientras que otros consideran y estiman que todos los días son iguales. Proceda cada uno plenamente convencido de lo que cree, conforme a su propia opinión y al dictamen de su propia conciencia.

Veamos este pasaje en otras versiones de la Biblia:

Para unos hay días buenos y días malos, mientras que para otros todos los días son iguales. Que cada uno, pues, siga su propio parecer (Biblia Latinoamericana).

Hay quienes consideran necesario observar las fiestas judías como días especiales de adoración; y hay quienes dicen que todos los días son iguales porque todos los días pertenecen al Señor. En tales cosas, cada uno debe estar plenamente persuadido de que es bueno lo que hace (Biblia Castillian).

O, por ejemplo, una persona piensa que algunos días debían reservarse como santos y otro piensa que cada día es casi como cualquier otro. Hay buenas razones de cualquier manera. Por lo tanto, cada persona es libre de seguir las convicciones de su conciencia (The Message).

MacArthur escribió: "Hace diferencia entre días. A pesar de que ya no era necesario para Dios, el creyente judío débil se veía obligado a observar el sábado y otros días especiales asociados con el judaísmo (cf. Ga 4: 9-10). Por otro lado, los gentiles débiles querían separarse de los días especiales de las festividades relacionadas con su antiguo paganismo debido a su inmoralidad y la idolatría."

Vemos que dos tipos de personas hacían diferencia entre los días: los creyentes judíos débiles y los creyentes gentiles débiles.

El judío débil no podía disfrutar de su libertad en Cristo porque estaba atado a su religión judaica. Es por eso que no solo colocaban énfasis en el sábado, sino en las fiestas, la circuncisión y la ley. Ese mismo espíritu están hoy día los mesiánicos y también iglesias como la adventista.

Ellos colocan el sábado con una dimensión que no tiene y presionan a los creyentes para hacer lo mismo.

El otro grupo de personas son los débiles en la fe, que se horrorizan cuando los cristianos celebran la llamada semana santa o la navidad. O los que dicen que está mal reunirse en domingo pues esa es el día de la iglesia católica.

No se dan cuenta que esos días no son nada, no tienen ningún valor espiritual.

Finalmente, Dios no nos condena si guardamos el sábado o el domingo, como termina el pasaje: "Proceda cada uno plenamente convencido de lo que cree, conforme a su propia opinión y al dictamen de su propia conciencia."

Como dice la primera parte del siguiente verso: "El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace."

Si sabemos que estamos haciendo las cosas para el Señor, no importa el día que lo adoremos, lo importante es que nuestra conciencia esté limpia, sabiendo que lo hago para Él.

Por eso, mi conciencia me muestra claramente que no importa el día que adore al Señor porque todos mis días son para Él y lo puedo adorar en cualquier momento.



viernes, 25 de marzo de 2016

Estamos Identificados con Cristo

IDENTIFICACIÓN


Por "Identificación" queremos decir que Dios nos identificó con Cristo en Su Obra Completa en la Cruz (muerte, sepultura, resurrección) El Diccionario Webster's Collegiate dice que identificar significa "hacer idéntico, considerar o tratar como lo mismo". Dios nos consideró muertos con Cristo, sepultados y resucitados con Él. Esta Identificación de nosotros con Cristo está basada en dos hechos:

1) Jesús fue nuestro Sustituto, actuando en nuestro lugar, de modo que lo que Él hizo fuese puesto a nuestro crédito. "Dios puso Su Amor por nosotros más allá de toda duda por el hecho de que Cristo murió a nuestro favor cuando aún éramos pecadores" Romanos 5:8 (20th Century N.T.). Lo que Él hizo fue puesto a nuestra cuenta, debido a que fue hecho por nosotros (a nuestro favor).

2 Corintios 5:14 dice: "Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron."

Veamos otras versiones:

(Weymouth) Porque el amor de Cristo nos vence, siendo ésta la conclusión a la cual hemos llegado -- que habiendo muerto Uno por todos, Su muerte fue la muerte de ellos.

(Good News) Estamos gobernados por el amor de Cristo, ahora que reconocemos que un hombre murió por cada uno, lo cual significa que todos ellos comparten Su muerte.

(W.T.) Porque el amor que el Cristo tiene nos obliga, porque esto es lo que hemos juzgado, que un hombre murió por todos; así pues, todos habían muerto.

(Way) ... a esta conclusión hemos llegado -- Uno murió por causa de todos: en Él todos ellos murieron.

(Conybeare) ... si uno murió por todos, entonces todos murieron en Él.

(Jordan) ... En un sentido, entonces, todos nosotros morimos cuando Él murió por todos. 

(Laubach) ...Sabemos que Cristo murió por todos nosotros. Así nuestro viejo yo
murió con Él...

2 Corintios 5:19 dice que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

Veamos otras versiones:

(Amplified) Fue Dios (personalmente presente) en Cristo, reconciliando y restaurando al mundo al favor con Él mismo, no tomando en cuenta ni manteniendo en contra [del hombre] sus transgresiones [pero cancelándolas]; y encomendándonos a nosotros el mensaje de reconciliación -- de la restauración al favor.

(Wand) Aquel ministerio está basado en el hecho de que Dios estuvo en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, borrando el balance de débito de nuestras transgresiones y estableciendo Su reconciliación a crédito de nuestra cuenta.

(W.T) A saber, que Dios mediante Cristo estaba reconciliando consigo mismo a un mundo, no imputándoles sus ofensas, y ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación.

2) Jesús se volvió exactamente lo que nosotros éramos en el espíritu, así que Dios lo vio a Él como siendo nosotros. Él fue tratado como si fuésemos nosotros. Fuimos identificados con Él.

2 Corintios 5:21 dice: Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Veamos otras versiones:

(Translator's N.T.) ...Dios lo hizo hacerse el pecado mismo a nuestro favor...

(Good News) ...Dios lo hizo compartir nuestro pecado...

(Jerusalén) Por nuestra causa Dios convirtió en pecado al que era sin pecado..

(New English) ... Dios lo hizo uno con la pecaminosidad de los hombres...

(Knox) ...Dios lo hizo pecado por nosotros...

(Wade) A Aquél que no tenía familiaridad con el pecado, Dios por nuestra 
causa lo trató como la encarnación del pecado...

(Living Bible) Porque Dios tomó al Cristo sin pecado y derramó dentro de Él nuestros pecados.....

En Isaías 53:9 dice: "Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte" (Hebreo: plural, "muertes").

En Mateo 27:46 dice: "Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?"

Estuvimos muertos en pecados (Efesios 2:1,5). Jesús se volvió pecado y murió en espíritu, volviéndose exactamente como nosotros éramos.

Fui crucificado con Cristo.

En Gálatas 2:20 dice: "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí."

(Jerusalén) He sido crucificado con Cristo, y yo vivo ahora no con mi propia vida sino con la vida de Cristo que vive en mí. La vida que ahora vivo en este cuerpo la vivo en fe: fe en el Hijo de Dios que me amó y se sacrificó a Sí mismo por mi causa.

(Diaglott) He sido crucificado juntamente con Cristo...quien me amó aún hasta entregarse Él mismo a mi favor

(Way) Sí, he compartido la crucifixión del Mesías. Yo estoy viviendo de verdad, pero no soy yo el que vive, es el Mesías cuya vida está en mí...

(W.T.) Estoy fijado en el madero junto con Cristo. Ya no soy yo el que vivo, antes bien, es Cristo el que vive en unión conmigo. En verdad, la vida que ahora vivo en carne la vivo por la fe que es para con el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí.

(Laubach) ...Cristo me tomó con Él a la cruz, y yo morí allí con Él.

(Marshall) Con Cristo he sido co-crucificado...

(ASV, NASV, RSV, NEB, NIV, Amplified, 20th Century, Williams, Worrell, Bible Union, muchas otras) He sido crucificado con Cristo...

(Beck) Fui crucificado con Cristo...

Fui crucificado con Cristo. Mi viejo hombre fue crucificado con Él. Cristo tomó mi viejo hombre a la cruz con Él, y yo morí allí con Él. La cruz fue la manera de Dios de deshacerse del viejo "yo". Fui crucificado con Él, sin embargo, yo vivo; pero no el viejo "yo", sino que Cristo vive en mí. Cristo vive en mí. Yo vivo por fe en el Hijo de Dios. Yo ando por fe, no por vista. Yo gobierno mi vida por fe en la Palabra de Dios y por lo que Él dice que yo soy y por lo que Él dice que yo tengo en Cristo.

En Gálatas 6:14 dice: "Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo."

(Norlie) ... En ella el mundo ha sido crucificado para mí, y yo he sido crucificado al mundo.

(W.T.) ...mediante quien el mundo ha sido fijado en un madero para mí, y yo para el mundo. 

(RSV, NASV, NIV, Williams, Amplified, 20th Century, Marshall, Berkeley, Barclay, Moffatt, otras) ...el mundo ha sido crucificado para mí...

Fui crucificado con Cristo. Por Su cruz he sido crucificado al mundo y el mundo me ha sido crucificado. Estoy en el mundo pero no soy de este mundo. El mundo no me puede engañar ni dominar. (La cruz con su vergüenza y reproche significó separación absoluta del mundo -- de su encanto y falsedad). He sido crucificado al mundo con Cristo.

Romanos 6:6 dice: "Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado."

(Way) Esto reconocemos, que nuestro viejo hombre fue clavado a Su cruz con Él, de modo que el cuerpo, el cual fue el instrumento del pecado, pueda ser hecho impotente para el mal, para que no podamos más ser esclavos del pecado.

(20th Century) Porque debemos reconocer el hecho de que nuestro viejo hombre fue crucificado con Cristo, de modo que nuestro cuerpo pueda cesar de estar bajo la tiranía del pecado, para que no más seamos esclavos del pecado.

(Translator's N.T.) Esto sabemos, que nuestro antiguo hombre fue crucificado con Él de modo que nuestro hombre pecaminoso pueda ser destruido y no más seamos esclavos del pecado.

(W.T.) Porque sabemos que nuestra vieja personalidad fue fijada en el madero con [Él], para que nuestro cuerpo pecaminoso fuera hecho inactivo, para que ya no sigamos siendo esclavos del pecado.

(Good News) Y sabemos que nuestro viejo hombre ha sido puesto a muerte con Cristo en Su cruz, de modo que el poder del hombre pecaminoso pudiese ser destruido...

(Amplified) ... nuestro viejo (no renovado) hombre fue clavado a la cruz con Él de modo que [nuestro] cuerpo, el cual es el instrumento del pecado pudiese ser hecho inefectivo e inactivo para el mal...

(Jordan) ... para que la vieja naturaleza pecaminosa pudiese ser aniquilada, y nosotros no necesitemos más ser adictos al pecado.

(Letchworth, Noli) ... nuestro vieja naturaleza fue crucificada...

(Knox) ... nuestra antigua naturaleza ha sido crucificada con Él...

(ASV, NASV, NIV, Marshall, Young, Norlie, Centenary, otras) ... fue crucificada...

(Moffatt, NEB, Fenton) ... ha sido crucificada...

Mi viejo hombre ya fue crucificado con Cristo. Mi viejo ser fue crucificado con Él. Mi vieja naturaleza fue crucificada con Él. La vieja persona que yo solía ser fue clavada a la cruz con Él. Soy un nuevo hombre, un nuevo ser, una nueva creación. Mi naturaleza pecaminosa ha sido aniquilada. Ya no soy más adicto al pecado. Mi cuerpo no es más el instrumento del pecado. Mi cuerpo ha sido hecho impotente e inactivo para el mal. No soy más un esclavo del pecado. La tiranía del pecado sobre mí ha sido rota. Mi viejo hombre, mi viejo ser, mi vieja naturaleza, fue crucificada con Cristo. Yo conozco, reconozco y acepto el hecho de que mi viejo hombre fue crucificado con Cristo. El viejo (pon tu nombre) fue Crucificado con Cristo.