martes, 6 de agosto de 2013

La Confesión de la Palabra de Dios 1 - Introducción

Introducción


En los últimos años se ha atacado mucho el tema de la fe; y no los culpo.

Muchas personas basan su fe en sus emociones, en los testimonios de otras personas, en las doctrinas de su iglesia o en sus propias ideas; pero nunca en la base de la fe, que es la Palabra de Dios.

En el lado de la confesión ha sido lo mismo, las personas han estado confesando cualquier cosa que se les ha ocurrido, pero sin encontrar pasajes de la Palabra de Dios que los respalden.

La gente habla de la confesión positiva, pero de eso no es de lo que hablamos con la confesión de la Palabra de Dios. No hablamos de un positivismo barato, sino de hablar las cosas que Dios ha dicho en Su Palabra

La palabra confesión que se usa en la Biblia es la griega homologeo, esta palabra significa sencillamente "decir lo mismo"; por eso al confesar la Palabra de Dios estamos diciendo lo mismo que Dios dice.

Desde que conocí al Señor he escuchado, aún a personas que siempre han atacado a confesión de fe, decir: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13); "A los que aman a Dios todo les ayuda a bien" (Romanos 8:28); y versículos semejantes a esos; han estado diciendo lo mismo que la Palabra de Dios decía, es decir, han estado haciendo una confesión de fe.

La base de nuestra fe es la Palabra de Dios; sin ella no tenemos un sustento real sobre el cual desatar nuestra fe para recibir las cosas que deseamos.

No hablamos cosas positivas para que sucedan, hablamos lo que dice la Palabra de Dios y eso es lo que se convierte en nuestra confesión de fe.

Por eso al leer estas enseñanzas vayan siempre a la Biblia, para que su fe no esté basada en las cosas que yo digo, sino en la poderosa Palabra de Dios.