domingo, 9 de febrero de 2014

La Mesa Entrampada

La Mesa Entrampada

Romanos 11:7-10 (Biblia Expandida de Fe) 
7 ¿Qué significa todo esto? Pues que no todo Israel ha conseguido lo que buscaba. En cambio, lo ha logrado el remanente, que son los elegidos por Dios, mientras que los demás se han enceguecido, entercado, encallecido y endurecido.
8 tal como dicen las Escrituras: Dios les dio un espíritu de adormecimiento, aturdimiento, entorpecimiento, estupor y embotamiento, ojos con los que no ven y oídos con los que no oyen, hasta el día de hoy.
9 Y David dice: Que su mesa de banquete se convierta en lazo y en trampa, y en piedra de tropiezo donde se caigan y arruinen ellos mismos, y en retribución y castigo merecido para ellos.
10 Que sus ojos se nublen y oscurezcan al punto de no ver, y que se les encorve la espalda para siempre.

Continuando con la discusión acerca del remanente de Israel, Pablo nos da el motivo por el cual la mayoría de Israel no entró en él.

Israel había puesto su confianza en la Ley, su mesa de banquete eran las promesas que Dios les había hecho como nación y su confianza en ser la nación elegida por Dios.

No se dieron cuenta que eran el instrumento por medio del cual entraría el Mesías al mundo, no se dieron cuenta de su importancia y solo pusieron sus ojos en el cumplimiento de la Ley.

Al hacer esto desecharon la justicia que Dios había provisto por medio de la obra de Cristo, y solo un remanente creyó que Jesús era su Mesías.

El resto, los que pusieron su confianza en la  Ley, no llegaron a alcanzar la salvación que Cristo había ganado para ellos.

¿Que nos dice eso hoy eso a nosotros?

La importancia de saber donde estamos poniendo nuestra confianza, ¿en nuestras acciones? ¿en nuestras obras? 

Israel colocó su confianza en las obras de la Ley y fracasó completamente.

El remanente puso su confianza en la obra de Cristo y alcanzó la salvación.

Ese es el lugar de tu confianza, la obra de Cristo en la cruz, en la cual el obtuvo tu salvación y todos los beneficios que vienen con ella.