sábado, 19 de abril de 2014

Viviendo en Victoria en Cualquier Circunstancia

Viviendo en Victoria en Cualquier Circunstancia


Que la esperanza los mantenga alegres y gozosos; 
que las dificultades, pruebas y tribulaciones no les hagan perder el ánimo sino manténganse firmes y pacientes; 
y en la oración sean constantes, dedicados y perseverantes (de modo que ésta nunca cese de sus labios).
- Romanos 12:12 (Biblia Expandida de Fe)

Al leer este pasaje nos encontramos con tres actitudes que el creyente debe tener para enfrentar victoriosamente en cualquier situación en la que se encuentre.

1. La esperanza debe mantenerte alegre y gozoso

Tenemos esperanzas gloriosas, el pronto retorno de Cristo, nuestra redención final y muchas cosas más por las cuales regocijarnos.

En Romanos 8:18 dice: "Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse." 

Así que podemos mantener siempre una actitud de alegría y regocijo pues sin importar las situaciones que pasemos siempre hay un mejor día por delante para nosotros.

Pero nuestra alegría y regocijo no deben ser por las cosas que tendremos "allá en el cielo", sino desde la pèrspectiva de la victoria que Dios a preparado aquí en la tierra.

Como dice 2 Corintios 2:14: "Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento." 

Así que alegrémonos y regocijémonos porque la victoria es nuestra.

2. Debes mantenerte firme y paciente en medios de las dificultades, pruebas y tribulaciones

En Santiago 1:2-4 dice: "Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna."

Thayer define la palabra paciencia como "permanecer, morar, no retroceder o huir, a perseverar, a aguantar, soportar con valentía y con calma".

En medio de la dificultad debes mantenerte firme, permanecer en tu posición, no retroceder ni huir, aguantar y soportar con valentía y calma, sabiendo que Dios ya te ha dado la victoria.

Puede que el cuadro se vea totalmente borroso, pero si sigues firme y sin desmayar empezará a tomar forma y disfrutarás de la victoria que Dios preparo para ti.

3. Se constante, dedicado y perseverante en la oración, de modo que ésta nunca cese de sus labios

La oración es sencillamente tener comunión con tu Padre celestial, saber que que el te oye y te responde cada que estás orando de acuerdo a su voluntad, que es Su Palabra.

En 1 Juan 5:14-15 dice: "Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.".  

La oración nunca debe cesar de nuestros labios porque tenemos confianza que Él nos oye, así que con esa confianza seamos constantes, dedicados y perseverantes,sabiendo que la victoria es nuestra