lunes, 7 de abril de 2014

Como Hermanos de Sangre

Como Hermanos de Sangre


El amor debe ser auténtico, genuino, real y sincero, sin fingimiento ni hipocresía ni siendo una simple apariencia externa; rechazando y aborreciendo lo que es malo, firmemente adheridos y aferrados a lo que es bueno.

Ámense los unos a los otros recíprocamente con un verdadero y profundo amor fraternal (como hermanos y hermanas); en cuanto a honra, estimándose, respetándose y prefiriéndose los unos a los otros.
- Romanos 12:9-10 (Biblia Expandida de Fe)

En estos dos versículos nos muestra cual debe ser la actitud que debemos tener entre nosotros.

Vemos que se utilizan dos palabras griedas para amor en estos versículos; en el 9 AGAPE, que es la clase de amor de Dios que fue derramada en nosotros por el Espíritu Santo.

Romanos 5:5
5 Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. 

Ese amor, es el mismo amor AGAPE de Dios, y ya está en nosotros por ser de Cristo.

La otra que vemos en el 10 es PHILEO y que es el amor entre hermanos.

El tema general de estos dos versículos es el amor que debemos tener los creyentes entre nosotros, el cual debe ser como es amor se que tienen los hermanos entre si.

Como creyentes somos una gran familia, tenemos un Padre celestial, un hermano mayor que es Jesucristo y muchos hermanos y hermanas en todo el mundo que como nosotros han nacido de nuevo.

Vemos en estos versículos el amor como actitud del corazón y el amor como relación del alma. Unos es lo que tu eres y otro lo que tu haces.

Romanos 8:29 
29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 

Jesucristo fue hecho el primogénito entre muchos hermanos, los cuales somos todos los creyentes en Cristo.

En este pasaje vemos como debemos manifestar ese amor de Dios que tenemos que tenemos en nosotros como creyentes en Jesucristo, el cual Farrar lo describe muy bien: "Ama a los hermanos en la fe, como si fueran hermanos de sangre."

Dios nos ha capacitado para amar cuando derramó su amor AGAPE en nosotros así que amemos a nuestros hermanos en Cristo con el amor PHILEO, como si fueran nuestros propios hermanos de sangre.