viernes, 20 de marzo de 2015

De Esclavo a Hijo


Gálatas 4:1-7 (Biblia Expandida de Fe)
1 Voy a ser más explícito: el heredero, mientras es menor de edad (un niño), aunque sea propietario (dueño) de todos sus bienes, en nada se diferencia de un esclavo.
2 Y no entrará en posesión de ellos (todos sus bienes) mientras no llegue a la edad señalada por el padre [para el fin de su minoría de edad], sino que deberá estar sujeto a la autoridad de tutores (guardianes, mayordomos) y administradores (gobernador, supervisor de los bienes).
3 Así también nosotros, cuando éramos menores de edad (en la etapa de niñez), estábamos permanentemente sometidos a la esclavitud (servidumbre) de las leyes, las normas y los principios del mundo en que vivimos.
4 Pero cuando llego la plenitud (el cumplimiento) de los tiempos [, es decir, el día señalado por Dios],  Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido en sujeción a [las reglas y regulaciones de] la Ley,
5 para redimir (pagar el rescate y liberar) a los que estaban sujetos a la Ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos [y podamos ser colocados en nuestra posición de hijos adultos].
6 Y debido a que ustedes son hijos, Dios ha enviado el Espíritu de Su Hijo dentro de nuestros corazones (espíritus), el cual clama [con intensidad]: "¡Abba! ¡Padre!" (Papá, Papito amado).
7 Así que ya no eres un esclavo (siervo) sino un hijo; y como eres un hijo, Dios te ha hecho también [Su] heredero por medio de Cristo (el Ungido).

En este pasaje Pablo nos va a mostrar la inferioridad de la ley respecto a la fe en Jesucristo dándonos el ejemplo de un heredero.

Dice cuando el heredero es niño, aunque es dueño de todo, no se diferencia en nada de un esclavo.

El termino niño aquí es nepios, que literalmente significa "un pequeño niño sin el poder del habla".

Según la costumbres romanas, que son a las que se refiere este pasaje, estaba bajo el cuidado de la servidumbre, es decir, tutores y administradores que velaban por él.

El niño no podía recibir su herencia hasta el tiempo señalado por su padre. Esto es, hasta que tuviera la edad en la que tuviere la capacidad de tomar decisiones por si mismo.

Luego nos dice que nosotros también pasamos por esta etapa cuando vivíamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo, es decir, bajo las normas y reglas de este mundo, y más específicamente cuando habla de Israel bajo la ley de Moisés.

Pero llegó el día señalado por el Padre, cuando Jesucristo vino al mundo y dio su vida por nosotros en la cruz.

Jesús mismo nació bajo la ley y la cumplió por nosotros de modo que nosotros fuéramos redimidos, recibamos la vida eterna y podamos tomar nuestra posición de hijos y herederos de Dios.

Aquí la palabra adopción es huiothesia, que significa: "Ser colocado en la posición de un hijo."

Dios nos colocó en la posición de hijos, no de un niño pequeño que no puede recibir su herencia sino un hijo maduro, plenamente capaz de recibir todo lo que Dios proveyó para él a través de la obra de Cristo en la cruz.

En Romanos 8 nos muestra esta misma verdad:

Romanos 8:15-17
15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.
17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

Nuestra posición no es la de un esclavo que teníamos antes de estar en Cristo, sino que ahora somos hijos De Dios, pero no solo hijos sino también herederos de Dios y coherederos juntamente con Cristo.

Es la obra de Cristo en la cruz la que nos traslado de la posición de esclavos en la que vivíamos para llevarnos a la posición actual que tenemos como hijos y herederos por medio de la fe en Jesucristo.

La ley de Moisés solo puede producir esclavos, pero la fe en Jesucristo produce hijos.