miércoles, 1 de mayo de 2013

El Nombre de Jesús - Clase 6 - El Nombre de Jesús en Nuestra Vida Diaria


Clase 6
El Nombre de Jesús en Nuestra Vida Diaria

Y todo lo que hacéis,  sea de palabra o de hecho,  hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús,  dando gracias a Dios Padre por medio de él.                                  - Colosenses 3:17

Que clara es la Palabra de Dios; el nombre de Jesús debe ser una parte integral de nuestra vida diaria; cada cosa que hagamos debemos hacerla en el Nombre del Señor Jesús.

Si barremos, debemos hacerlo en el Nombre de Jesús; si lavamos, debemos hacerlo en el Nombre de Jesús; si planchamos debemos hacerlo en el Nombre de Jesús; cada cosa que hacemos debemos hacerlo en el Nombre de Jesús.

Cada cosa que hacemos en nuestra vida diaria sea natural o espiritual debemos hacerlo en el nombre de Jesús.

Nuestras palabras también deben de estar llenas del nombre de Jesús; todo lo que hagamos sea de hecho o palabra debe estar lleno de este glorioso Nombre.

Este Nombre Glorioso debe de estar continuamente en nuestros labios y  debe  significar tanto para nosotros, que la gente del mundo lo note.

Eso fue lo que pasó con la primera iglesia en Jerusalén; llenaron de tal modo la ciudad del nombre de Jesús que los ancianos y gente del concilio se quejaron amargamente: “¿No os mandamos estrictamente que no enseñaseis en ese nombre? Y ahora habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de ese hombre” (Hechos 5:28).

Nosotros también llenemos nuestro país de tan Glorioso Nombre.

Dando Gracias En El Nombre

En Efesios 5:20 dice: “Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre,  en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”

Debemos dar siempre gracias a Dios en el Nombre de Jesús por todos los beneficios que nos ha dado.

Por ejemplo, en 1 Corintios 6:11 dice que hemos sido lavados, santificados y Justificados en el Nombre de Jesús.

Como buenos hermenéutas que somos veamos este verso en su contexto para darnos cuenta de toda la riqueza que tiene esta afirmación.

1 Corintios 6:9-11
9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,
10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.
11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

Este es uno de los versos que más se usan para condenar a los creyentes, pero aquí es claro que eso éramos antes, pero ya no, Dios nos ve de otro modo, lavados, santificados y justificados en Cristo.

Deberíamos dejar de pensar en lo que éramos y empezar a pensar en nlo que somos, y declararlo confiadamente en el Nombre de Jesús.


Dando Gracias al Nombre de Jesús

En Hebreos 13:15 dice: “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.”

Que poderosa es la manera que lo traduce la Biblia Latinoamericana: “Ofrezcamos a Dios en todo tiempo, por medio de Jesús, el sacrificio de alabanza, que consiste en celebrar su Nombre.”

Todo el tiempo y de manera continua en nuestras bocas debe salir un canto de celebración del nombre de Jesús, la confesión de tan glorioso nombre.


Ungiendo en el Nombre

En Santiago 5:14 vemos como los ancianos de la iglesia ungían con aceite en el Nombre de Jesús: “¿Está alguno enfermo entre vosotros?  Llame a los ancianos de la iglesia,  y oren por él,  ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.”

El Nombre de Jesús era tan parte de ellos que aún al ungir con aceite  los enfermos lo hacían en el nombre de Jesús.


Creyendo en el Nombre

En 1 Juan 3:23 vemos que el creer en el nombre de Jesús es un mandamiento para nosotros: “Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo,  y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.”

No solamente creer en el Señor Jesucristo; sino que también debemos creer en Su Nombre.

En el Nuevo Pacto tenemos como mandamiento no solo amar a los demás como a nosotros mismos sino también creer en el Nombre de Jesús; lo cual es de gran beneficio para nosotros ya que podemos recibir así todas las bendiciones que hay en ese Glorioso Nombre.

Después de ver estos puntos podemos darnos cuenta claramente como el Nombre de Jesús tiene una parte muy importante en nuestra diaria.