jueves, 12 de diciembre de 2013

Como Servir a Dios En Tu Iglesia Local 14 - Casos Prácticos 2

Los Músicos


El ministerio de música es el encargado de llevar a la congregación a la presencia de Dios a través de la alabanza y la adoración.

Es un ministerio ungido. No es algo que está hecho por una persona que tiene talento. 

Tampoco es un ministerio del antiguo pacto. Aunque esta de moda que algunos se hagan llamar levitas y otros salmistas, eso no tiene ninguna base bíblica.

Cuando la persona tiene la unción para ministrar la música lleva a la gente a la presencia de Dios y la prepara para la Palabra.

2 Reyes 3:15–16
15 Mas ahora traedme un tañedor. Y mientras el tañedor tocaba, la mano de Jehová vino sobre Eliseo, 
16 quien dijo: Así ha dicho Jehová: Haced en este valle muchos estanques.

Aquí un músico ayudo al profeta para ser sensible al Espíritu. El profeta había llamado a un músico para que lo ayude. Y cuando el profeta toco su instrumento llego la unción sobre el profeta para hacer lo que Dios le había encomendado.

El ministerio de música no es un ministerio en si mismo sino que forma parte del ministerio de ayudas.

Dentro del ministerio de música se encuentran los cantantes así como los músicos; aunque lo principal no es el talento, la persona debe tener la habilidad natural y el talento y preparación para hacer una ayuda apropiada para el servicio.

Hay un dicho cristiano que dice: “No queremos talentos sino corazones dispuestos.” 

En realidad si necesitamos gente con talento pero que tenga el corazón apropiado.

Una cosa que debe recordar el cantante o músico que no debe buscar ser la estrella del show, sino recordar que su parte en el servicio es ayudar a preparar el ambiente para la predicación de la Palabra de Dios.