miércoles, 12 de marzo de 2014

Misericordia para todos

Misericordia para todos


Pero tal como en otro tiempo ustedes eran rebeldes a Dios, mas la incredulidad y desobediencia de los israelitas ha servido para que ahora Dios tenga compasión y misericordia de ustedes.
Para que de modo semejante, ellos que son ahora los rebeldes, también puedan alcanzar compasión y misericordia por causa de la misericordia que Dios les ha concedido a ustedes.
En una palabra, Dios ha encerrado y sujetado a todos los hombres, lo mismo israelitas que gentiles, en rebeldía y desobediencia para poder tener compasión y misericordia de todos.
- Romanos 8:30-32 (Biblia Expandida)

La misericordia de Dios es tan grande, ese inmenso amor por nosotros es tan inmenso, a pesar que eramos enemigos de Él, nos extendió una invitación para poder participar de la vida eterna.

Eso fue lo que le decía a Israel en el versículo 29: "Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios." 

Todo lo que Dios les había dado gratuitamente, todas las bendiciones del pacto con Abraham, incluyendo la futura venida del Mesías en medio de ellos habían sido totalmente gratuitas, eran dones de gracia, o de Su propio favor hacia ellos.

Y el llamamiento, que en griego es klesis, y que significa la convocatoria para participar de estas bendiciones, seguían estando en pie, Dios no se había arrepentido de las promesas que hizo. Solo esperaba que le creyeran, que Cristo no fuese una piedra de tropiezo sino el motivo para que ellos participaran de esta convocatoria.

Jesús nos explicó esto claramente en Mateo 22:1-14, en la parábola de la fiesta de bodas.

La invitación primero a los judíos, y cuando estos no quisieron ir luego a los gentiles. Y luego cuando habla del invitado que fue echado porque no fue con el vestido de bodas, que nos habla que solo a través de la fe en la obra de Cristo en la cruz podemos entrar y jamás en nuestras propias acciones.

Como dice Pablo en Efesios 2:8-9: "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe."

Esa es la convocatoria, que pasó de los judíos a los gentiles, aunque ello no significa que para siempre serán rechazados, sino que aquellos que creyesen en el Evangelio alcanzarían la salvación.

Dios ha tenido misericordia de todos los hombres, tanto gentiles como judíos, y la convocatoria sigue en pie, el llamamiento para recibir esta compasión y misericordia de Dios es el mensaje que predicamos a todos los hombres: 

2 Corintios 5:17-20
17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 
18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 
19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 
20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. 

Este es nuestro mensaje: "¡Dios ha tenido misericordia de todos nosotros y se ha reconciliado con nosotros por medio de la obra de Cristo, no importa si eres gentil o judío, Dios ya hizo su parte, ahora te toca a ti, reconciliate con Dios!"

Es el mensaje que el Espíritu Santo y los creyentes te decimos hoy: "Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente" (Apocalipsis 22:17).

Dios ha tenido misericordia de todos, y ha hecho una gran convocatoria, es tu tiempo que  respondas vengas y tomes gratuitamente del agua de la vida.