jueves, 11 de diciembre de 2014

Lo que No Es la Gracia



Lo que No Es la Gracia


Para poder entender lo que es la gracia; entendamos primeramente lo que no es.


1. La Gracia no es el permiso para hacer lo incorrecto

Mucha gente ataca la enseñanza de la gracia diciendo que es una licencia para pecar; no se de donde han sacado esa idea, ya que es todo lo contrario, es la solución para el pecado porque es la impartición de la habilidad de Dios para hacer lo que es correcto.

Tito 2:11-12
11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,
12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente.


La gracia de Dios nos enseña a renunciar al pecado y a vivir de manera piadosa.

Judas 1:4
4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.


Aquí nos habla de hombres impíos que convierten en libertinaje la gracia de Dios.

Vine dice de la palabra libertinaje: “Aselgeia: denota exceso, desenfreno, indecencia.” 

Esta palabra de gente que tiene falta de restricción; es la gente que dice: “Si se siente bien, ¡hazlo!”

Romanos 5:20-21
20 Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia;
21 para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro.


El pecado es el problema del hombre, y la gracia es la respuesta de Dios para el pecado.


2. La gracia no es una doctrina teológica muerta

La gracia no es un concepto o teoría; la gracia es más que un conocimiento intelectual o teórico, la gracia es una realidad que experimentamos.

La gracia sola sin la experiencia no tiene ningún valor; porque la gracia es la suma del amor y las misericordias de Dios.

Hay una doctrina de la gracia; pero la gracia es más que una doctrina.


3. La gracia no se funda en los méritos humanos ni en el cumplimiento de las obras de la ley

Los méritos humanos y la gracia son diametralmente opuestos.

No podemos obtener la gracia por nuestras propias acciones ni méritos; Dios proveyó la gracia sin costo alguno por medio de Jesús.


4. La gracia no es una disposición o actitud pasiva de Dios hacia nosotros

La esencia de la doctrina de la gracia es que Dios está por nosotros, y que el actúa eficazmente a nuestro favor.

La gracia se resume en la obra terminada de Jesucristo en la cruz.


5. La gracia no es la habilidad de tolerar miserablemente las situaciones

Mucha gente piensa que el creyente debe pasar por la vida en una vida de miseria y de pesar a través de muchísimas pruebas y tribulaciones.

Confunden las palabras de Dios a Pablo: “Bástate mi gracia, mi poder se perfecciona en la debilidad”  (2 Corintios 12:9).

El comentario de la Biblia Reina Valera de 1995 lo explica claramente: “Aunque la frase expresa en forma paradójica un principio general, aquí se refiere al poder de Cristo que actúa en quien confía en él.”


6. La gracia no es barata

Algunas personas devalúan la gracia de Dios mostrando poco respeto hacia ella, he escuchado tanta gente que dice: “La gracia barata”.

La “gracia gratuita” es un término engañoso; no fue gratis para la persona que la obtuvo, para Jesús que pagó por ella con su propia sangre, que le costó todo; la salvación es gratis para nosotros que la recibimos.

La gracia no es barata, sino que es gratuita porque Jesús la obtuvo para nosotros a un gran precio.