sábado, 18 de julio de 2009

Reconociendo a Nuestro Enemigo - Parte 5

Es por eso que nuestro verso 11 dice: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.”

El propósito de vestirnos con la armadura de Dios es poder estar firmes contra todas las estratagemas del diablo.

La frase “estar firme” es un término militar, que significa “pararse en su propio terreno.”

Entonces, nos ponemos la armadura de Dios para “mantenernos firmes” en nuestro lugar a pesar de las estratagemas del diablo.

En 2 Corintios 2:11 dice: “Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones” (Reina Valera 1960).

Veamos este verso en otras versiones:

2 Corintios 2:11 (Biblia al Día)
11 Para que Satanás no se aproveche de nosotros, pues no ignoramos sus artimañas.

2 Corintios 2:11 (Biblia en Lenguaje sencillo)
11 Así Satanás no se aprovechará de nosotros. ¡Ya conocemos sus malas intenciones!

2 Corintios 2:11 (Biblia Latinoamericana)
11 Así no se aprovechará Satanás de nosotros, pues conocemos muy bien sus propósitos.

2 Corintios 2:11 (Biblia Castilian 2003)
11 Para no vernos engañados por Satanás, pues no ignoramos sus designios.

2 Corintios 2:11 (La Biblia de las Américas)
11para que Satanás no tome ventaja sobre nosotros, pues no ignoramos sus ardides.

2 Corintios 2:11 (Nueva Biblia de los Hispanos)
11 Para que Satanás no tome ventaja sobre nosotros, pues no ignoramos sus planes.

Aquí vemos 7 maneras que se traduce lo que el diablo intenta hacer contra nosotros: “Maquinaciones, artimañas, malas intenciones, propósitos, designios, ardides, planes.”

Satanás tiene un plan para poder derrotarnos, y ese plan es a través de la mente, trayendo artimañar, maquinaciones, ardides, es decir el actúa en nuestra mente.

Como vimos antes el utiliza los planes de los estafadores, y va ha intentar hacernos caer en su trampa tal como lo intentó con Jesús.

Como vimos en 2 Corintios 10:3-5: “Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne; porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo” (La Biblia de las Américas).

Todo lo que hace el diablo no es más que un juego mental y psicológico para poder vencernos ya que sabe que en el área espiritual no puede vencernos, así que nos lleva a la arena de la mente para sacarnos del espíritu.

Todas estas maquinaciones, ardides, artimañas, planes y propósitos no son más que un intento para entrar en nuestra mente; y cuando las creemos es se manifiestan en la realidad y somos derrotados.