martes, 21 de julio de 2009

Reconociendo a Nuestro Enemigo - Parte 6

En 1 de Pedro 5:8 dice: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (Reina Valera 1960).

Veamos este verso en otras versiones para entenderlo mejor:

1 Pedro 5:8 (Nuevo Testamento de Arcas y Fernández)
8 No os dejéis seducir ni sorprender. Vuestro enemigo el diablo ronda como león rugiente buscando a quien devorar.

1 Pedro 5:8 (Biblia en Lenguaje Sencillo)
8 Estén siempre atentos y listos para lo que venga, pues su enemigo el diablo anda buscando a quien destruir, como si fuera un león rugiente.

1 Pedro 5:8 (Nueva Bilblia de los Hispanos)
8 Sean de espíritu sobrio, estén alerta. Su adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar.


En estos pasajes vemos la obra del diablo en nuestra contra y cual debe ser nuestra actitud; me gusta la versión de Arcas y Fernández que dice: “No se dejen seducir no sorprender”.

Eso es exactamente lo que estamos viendo que hace el diablo, a través de sus maquinaciones, ardides, artimañas, planes y propósitos, lo único que hace es tratar de seducirnos y sorprendernos para sacarnos de nuestra posición y robar nuestra autoridad, y de ese modo poder devorarnos.

Su mismo nombre “diablo” nos revela no solo su naturaleza sino las tácticas que utiliza para vencernos.

La palabra diablo es el término griego diavolos y que según Vine significa: “acusador, calumniador (de diaballo, acusar, calumniar), es uno de los nombres de Satanás. De ella se deriva la palabra castellana «diablo», y debiera aplicarse exclusivamente a Satanás, como nombre propio.”

Wuest hace la siguiente definición del término diablo: “La palabra "diablo" es la palabra utilizada en la Biblia “diabolos”, que proviene de la palabra “diaballo” que significa, literalmente, "tirar sobre o a través, para enviar más". Se utilizó en el griego clásico con los significados "traducir, calumniar, injuriar, acusar, difamar," y fue utilizado no sólo de aquellos que traen una falsa acusación contra uno, sino también de los que difunden la verdad sobre un hombre y hacerlo maliciosa, insidiosa, hostilmente. Todo eso está en el carácter del diablo y en sus acciones contra los santos."

Entonces vemos que el diablo está acusandonos constántemente con el propósito de penetrar a nuestra mente. Quiere romper nuestra resistencia para después entrar y destruirnos.

Efesios 6:12 nos habla acerca de la naturaleza de esta mal llamada “guerra espiritual” y que se debe de llamar más correctamente “lucha espiritual”.

La Biblia Expandida de Fe lo traduce así: “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne (oponentes físicos), sino contra principados, contra potestades, contra los poderes (gobernadores) de este mundo (presente) de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes.”

Otras versiones lo traducen de esta manera:

Efesios 6:12 (Arcas y Fernández)
12 Porque no estamos luchando contra hombres de carne y hueso, sino contra las potencias invisibles que dominan en este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales del mal habitantes de un mundo supraterreno.

Efesios 6:12 (Biblia en Lenguaje Sencillo)
12 Porque no luchamos contra gente como nosotros, sino contra espíritus malvados que actúan en el cielo. Ellos imponen su autoridad y su poder en el mundo actual.

Efesios 6:12 (Biblia Latinoamericana)
12 Pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba.

Efesio 6:12 (Torres Amat)
12 Porque no es nuestra pelea solamente contra hombres de carne y sangre, sino contra los príncipes y potestades, contra los adalides de estas tinieblas del mundo, contra los espíritus malignos esparcidos en los aires.


Veamos esta palabra “lucha” para poder entender que cosa el la famosa guerra espiritual.