lunes, 25 de mayo de 2015

Guía Práctica para Ministrar a los Enfermos en un Hospital

Guía Práctica para Ministrar a los Enfermos en un Hospital


Por Ricardo Botto



La predicación en los hospitales es un medio no solo para lograr que el enfermo sea sanado sino una gran oportunidad para ganarlo para Cristo junto con su familia.

En Romanos 12:8 nos habla de este ministerio: “El que hace obras de misericordia, hágalas con apacibilidad y alegría.” (Torres Amat). 

En esta enseñanza veremos como ministrar a un enfermo en un hospital


1. Debes conocer lo que la Biblia enseña de la Sanidad Divina

Uno no puede dar o que no tiene, solo podemos dar las cosas que tenemos y conocemos; esto es verdad en cuanto a la sanidad divina, solo puedes ministrar a un enfermo si tienes el conocimiento que lo hará libre.

En Isaías 53:4-5, Mateo 8:17 y 1 Pedro 2:24 nos encontramos con una verdad indiscutible; en la cruz Jesús tomó y se llevó nuestras enfermedades y por sus llagas fuimos curado.

No es algo que Dios hará en el futuro sino algo que ya hizo; Jesús ya nos sanó, por eso no es que la persona será sanada sino que recibirá lo que Jesús ya hizo por ella.

Cuando vamos al hospital tenemos que ir con esa confianza plena, la sanidad es un hecho consumado, ya ha sido pagada y la persona solo debe disfrutarla.


2. Debes mostrarle amor al enfermo

Una de las cosas más importantes cuando visitas a un enfermo es la primera imagen que tiene de ti; la manera como tu entras; y la mejor manera de entrar es con amor y alegría; como vimos en Romanos 12:8: “el que muestra misericordia, con alegría” (NBLH).

La persona enferma está en un ambiente de tristeza y dolor; su familia está preocupada y eso lo transmite al enfermo; entonces, no llegamos al enfermo con una actitud que todo lo sabemos, llegamos en una actitud humilde y alegre, transmitiéndole amor a la persona.

En Proverbios 15:1 dice: “La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.” Tú no vas con una palabra dura al enfermo, sino le hablas dulcemente en amor, que la persona sepa que la amas por el tu actitud y el tono de tu voz.

Si el enfermo se da cuenta que lo amas te escuchará.


3. Compártele acerca de la Sanidad Divina

En Romanos 10:17 dice que la fe viene a nuestras vidas por medio de la Palabra de Dios.

Una gran verdad es que Dios ya proveyó todas las cosas para nosotros, pero las recibimos por medio de la fe; la fe simplemente recibe lo que Dios ya nos dio; pero si no sabemos lo que Dios ya nos dio no podemos llegar a recibirlo.

En Oseas dice: “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento”; el enfermo es destruido porque le falta el conocimiento de que Jesús ya lo sanó, y es por eso que debemos informarles lo que Dios ya hizo por ellos.

Hay dos cosas que debemos compartirles, testimonios de sanidades y la Palabra de Dios; los testimonios producen esperanza en el enfermo, ya que si Dios sanó a alguien también lo hará por ellos; y los versos de sanidad le dan la fe para recibir su sanidad.

De una manera corta y amable compartámosle nuestro testimonio y lo que Dios hizo por ellos. 


4. Minístrale la Sanidad Divina

En este punto la fe ya se ha levantado en el enfermo y está listo para recibir su milagro.

Pregúntale: “¿Quieres recibir la sanidad que Dios proveyó para ti?”

Si él te dice que si, primero dile que ore contigo: “Padre Dios, te doy las gracias por enviar a Jesús para sanar mi enfermedad, creo que recibo mi sanidad ahora en el nombre de Jesús.”

Cuéntale lo que dice Marcos 16:17: “Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán.” Dile que le pondrás las manos sobre la cabeza y orarás por él; en ese momento le pones las manos y ordenas: “Enfermedad te ordeno en el nombre de Jesús que salgas de este hombre; se sano en el nombre de Jesús.”

En Santiago 2:14 dice que la fe sin acciones es muerta; así que motívalo para que haga lo que no podía hacer y que se revise para ver si la enfermedad ya se fue.

En este momento ya debe verse una diferencia en su cuerpo.


5. Has que reciba a Jesús

La persona ya ha visto que su cuerpo está sano; se acaba de dar cuenta que Dios es real; compártele muy brevemente el evangelio y pregúntale si quiere recibir a Jesús; te va a decir que si; dile a las otras personas si también quieren recibirlo.

En ese momento haces la oración del pecador con ellos.


6. No te olvides de invitarlos a la iglesia y tomar sus datos

Al final aconséjalos muy brevemente (no más de 5 minutos), e invítalos a la iglesia.

No te olvides de tomar sus datos para un seguimiento posterior.