viernes, 9 de octubre de 2015

Como Mantenernos Llenos Del Espíritu Santo

Como Mantenernos Llenos
Del Espíritu Santo


Podemos convertir el Bautismo con el Espíritu Santo en una experiencia continua.

Efesios 5:18-20
18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,
19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;
20 dando gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Las palabras “sed llenos” en el griego son el término pleroo,  que significa: “hacer repleto, atiborrar, rellenar” y que son un verbo que está en tiempo presente, pero en voz pasiva, de modo imperativo, en segunda persona y número plural.

El tiempo nos dice que ahora es cuando debemos ser llenos.

La voz pasiva nos habla que el sujeto es paciente, o que esta en un estado constante, algo así como “siendo”.

El modo imperativo nos da la urgencia o el sentido de ser una orden,  es decir: “sed”

La persona y el número nos habla de las personas a las que está dirigido: “ustedes”

Por eso una traducción literal del griego es: “sed siendo llenos.” Es decir, que debemos estar siendo llenados continuamente del Espíritu Santo.

En Hechos 2:4 vimos que los discípulos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas; pero más adelante en Hechos 4 vemos que volvieron a tener una experiencia similar.

Hechos 4:23-31 (RV60)
23  Y puestos en libertad,  vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho.
24  Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay;
25  que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas?
26  Se reunieron los reyes de la tierra, y los príncipes se juntaron en uno contra el Señor,  y contra su Cristo.
27  Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús,  a quien ungiste,  Herodes y Poncio Pilato,  con los gentiles y el pueblo de Israel,
28  para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.
29  Y ahora,  Señor,  mira sus amenazas,  y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra,
30  mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.
31  Cuando hubieron orado,  el lugar en que estaban congregados tembló;  y todos fueron llenos del Espíritu Santo,  y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Los discípulos que habían sido llenos el día de Pentecostés volvieron a serlo nuevamente; es decir, tuvieron una experiencia continua.

El ser lleno del Espíritu Santo no es algo que ocurre solamente una vez en la vida; es algo que podemos experimentar diariamente en nuestra vida.

Veamos lo que Pablo le dijo a Timoteo

2 Timoteo 1:6 (RV60)
6  Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.

2 Timoteo 1:6 (EUNSA)
6  Por esta razón, te recuerdo que tienes que reavivar el don de Dios que recibiste por la imposición de mis manos.

2 Timoteo 1:6 (RV2000)
6  Por lo cual te aconsejo que despiertes el don de Dios, que está en ti por la imposición de mis manos.

No debemos dejar que se duerma en nosotros el don que hemos recibido de Dios.

He conocido demasiados creyentes que un día estuvieron en fuego por el Señor y que hoy están apagados, congelados y dormidos, sus vidas están en nada.

Es tiempo de despertar y reavivar ese fuego que tenemos dentro de nosotros volviendo a ser llenos del Espíritu Santo.

Notemos que somos nosotros los que debemos avivar al Espíritu Santo en nuestro interior.

La pregunta es como volver a ser llenos del Espíritu Santo y avivar el fuego del don que hay en nosotros.
.
Dos cosas principales: el estudio de la Palabra y nuestra oración en lenguas.

Como hemos visto anteriormente, cada vez que alguien fue lleno del Espíritu Santo comenzó a hablar en lenguas.

Yo lo he experimentado en mi vida, al orar en lenguas puedo percibir en mi espíritu como se aviva el fuego del don que Dios a colocado en mi,

Después de un rato de orar en lenguas, ese fuego es encendido.

Otra cosa importante es ser lleno de la Palabra de Dios.

En Colosenses 3:16 dice: “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.”

Este pasaje es la contraparte de Efesios 5:18-20: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”

Al morar en nosotros la Palabra de Dios en abundancia somos llenos del Espíritu Santo; pues hablamos entre nosotros con salmos, cánticos e himnos espirituales, y teniendo un corazón agradecido a Dios.

Un salmo es un poema espiritual o una oda.  Puede que tenga rima o no; pero tiene un elemento de poesía en él. Puede ser cantando, entonado o simplemente recitado.

Un himno es una canción de alabanza y adoración dirigida y dedicada a Dios.

Un cántico espiritual es una canción que da revelación de la Palabra que el Espíritu Santo le ha dado.
           
Los salmos, himnos y cánticos espirituales los da el Espíritu Santo; y se basan en la Biblia, porque todo lo que da el Espíritu Santo es basado en ella.


Cedámonos al Espíritu Santo para que estas cosas se manifiesten en nuestras vidas diarias y nos mantengamos llenos del Espíritu Santo.