jueves, 1 de octubre de 2015

Como Ministrar el Bautismo con el Espíritu - Parte 3


Cuarto Paso
Debemos Decirle Que Hablará en Lenguas

¿Cómo podemos saber que una persona a recibido el Bautismo con el Espíritu Santo?

El caso de Cornelio y la gente que estaba en su casa nos da la clave.

Hechos 10:44-46 (NBLH)

44  Mientras aún hablaba Pedro estas palabras,  el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.

45  Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.

46  Porque los oían que hablaban en lenguas,  y que magnificaban a Dios. 


Los judíos se dieron cuenta de que habían recibido el Bautismo con el Espíritu Santo porque los oyeron hablar en lenguas.

Debemos explicarle a la persona que estamos ministrando que va a hablar en un idioma desconocido, es decir, va a orar en lenguas.

Veamos lo que dice Hechos 2:4 en varias versiones:

Hechos 2:4 (N-C)

4  Quedando todos llenos del Espíritu Santo; y comenzaron a hablar en lenguas extrañas, según que el Espíritu les movía a expresarse.

 

Hechos 2:4 (NBLH)

4  Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse.

 

Hechos 2:4 (NVI)

4  Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas,  según el Espíritu les concedía expresarse.

 

Hechos 2:4 (Castillian)

4  Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en lenguas que no conocían, conforme a lo que el Espíritu les daba que hablasen.


Ellos empezaron a hablar en un nuevo idioma según el Espíritu los movía, les daba habilidad y les concedía expresarse.

El término en griego del nuevo idioma que recibieron es glossolalia que viene de dos términos griegos glosso y laleo cuyo signicado veremos a continuación tomados del Diccionario Strong’s en español:

glossa; de afin. incierta; lengua; por impl. lenguaje, idioma (espec. uno adquirido no naturalmente:-lengua.

laléo; forma prol. de un verbo de otra manera obs.; hablar i.e. pronunciar palabras:-anunciar, dar a conocer, contar, decir, emitir, expresar, hablar, juzgar, predicar.

Luego lo que les pasó es que ellos hablaron una lengua que no fue adquirida de manera natural.

Como hemos visto, una nueva lengua que el Espíritu los movía a expresarse.

Notemos que el Espíritu los movía pero eran ellos los que la hablaban.

Esto también fue lo que le enseño Pablo en 1 de Corintios 14:

1 Corintios 14:14-15 (RV60)

14  Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto.

15  ¿Qué,  pues?  Oraré con el espíritu,  pero oraré también con el entendimiento;  cantaré con el espíritu,  pero cantaré también con el entendimiento.

 

1 Corintios 14:14 (AMP)

14  Porque si  yo oro en una lengua (desconocida), mi espíritu (por el Espíritu Santo que está dentro de mi) ora, pero mi menta es improductiva (no lleva fruto ni ayuda a nadie)


El Espíritu Santo que está en nosotros es el que nos da la palabra que hablaremos pero nosotros debemos dar el paso de fe y hablarlas.

Estaba ministrando en una iglesia en Chile el Bautismo con el Espíritu Santo y veía que una hermana se tapaba la boca, le pregunte porque lo hacía y me dijo que era porque quería hablar palabras desconocidas.

Yo le dije háblalas nomás, porque eres tu quien tiene que hablarlas no el Espíritu Santo.

Otra cosa que debemos decirles es que Jesús mismo dijo que los creyentes hablaríamos en nuevas lenguas.

Marcos 16-17 (RV60)

17  Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios;  hablarán nuevas lenguas

 

Marcos 16-17 (LXX)

17  Y señales a los creyentes acompañarán éstas: en mi nombre demonios lanzarán; lenguas hablarán nuevas

 

Marcos 16-17 (PDT)

17  Los que crean podrán hacer todo esto para demostrar el poder de Dios: expulsarán demonios en mi nombre y hablarán en otros idiomas sin haberlos aprendido.

 

Marcos 16-17 (MSG)

17  Hay varias señales que acompañaran a los creyentes: Echaran fuera demonios en mi nombre, hablaran nuevas lenguas.


Como vemos las nuevas lenguas son una señal que acompañará, seguirá y podrá hacer cualquier creyente que lo crea.

Las nuevas lenguas son una señal del nuevo pacto en el cual vivimos y un beneficio para los creyentes.

Al ministrar debemos explicarle los beneficios que tienen las nuevas lenguas que van a hablar.

Un primer beneficio que podemos explicarle es que las lenguas son la oración perfecta porque le hablamos a Dios y solo Él entiende lo que hablamos

1 Corintios 14:2 (RV60)

2  Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres,  sino a Dios;  pues nadie le entiende,  aunque por el Espíritu habla misterios.

 

1 Corintios 14:2 (AMP)

2  Porque uno que habla en una lengua (desconocida) no habla a los hombres sino a Dios, debido a que nadie entiende o capta su significado, ya que por el Espíritu (Santo) el expresa verdades secretas y cosas escondidas (no obvias para el entendimiento)

 

1 Corintios 14:2 (Moffat)

2  Porque el que habla en una “lengua” se dirige a Dios y no a los hombres; nadie le entiende; esta hablando secretos divino en el Espíritu.

 

1 Corintios 14:2 (MSG)

2  Si tú le alabas en el lenguaje privado de las lenguas, Dios te entiende pero nadie más lo hace, porque estas compartiendo intimidades entre tú y Él.


Al orar en lenguas alcanzamos una intimidad con Dios que no tendríamos de otra manera, es una oración entre Dios y nosotros, nadie más puede entendernos,

En esta oración compartimos intimidades, secretos divinos, verdades secretas, cosas escondidas y misterios que no son obvias para nuestro entendimiento.

Debemos explicarle a la persona que estamos ministrando que esas lenguas que hablarán le traerán una comunión e intimidad con Dios en la que nadie, ni siquiera el diablo podrá meterse; estarán haciendo la oración perfecta.

Un segundo beneficio es que serán  edificados o recargados espiritualmente

1 Corintios 14:2 (RV60)

El que habla en lengua extraña,  a sí mismo se edifica…

 

1 Corintios 14:2 (AMP)

El que habla en una lengua (extraña) se edifica y mejora a si mismo…


1 Corintios 14:2 (BBE)

El que hace el uso de las lenguas se hace bien a si mismo…

 

1 Corintios 14:2 (BL95)

El que habla en lenguas se fortalece a sí mismo…

 

1 Corintios 14:2 (DHH)

El que habla en una lengua extraña, lo hace para su propio bien.


La palabra edificar es el termino griego oikodomeo, que según Strong significa:

οκοδομέω oikodoméo; de lo mismo que G3619; ser constructor de la casa, i.e. construir o (fig.) confirmar:-reedificar, edificación, edificador, edificar, estimular, fortalecer.

Nosotros como casa espiritual somos edificados cuando oramos en lenguas.

El orar en lenguas nos fortalece, nos mejora y es para nuestro propio bien.

Un tercer beneficio del hablar en lenguas es que estimula nuestra fe:

Judas 1:20 (RV60)

20  Pero vosotros,  amados,  edificándoos sobre vuestra santísima fe,  orando en el Espíritu Santo.

 

Judas 1:20 (AMP)

20  Pero tú, amado, edifícate (fundaméntate) sobre tu santísima fe (progresando, elevándote alto y más alto como un edificio) orando en el Espíritu Santo.

 

Judas 1:20 (BPD)

20  Pero ustedes, queridos míos, edifíquense a sí mismos sobre el fundamento de su fe santísima, orando en el Espíritu Santo.

 

Judas 1:20 (MSG)

20  Pero ustedes, queridos amigos, edifíquense cuidadosamente en esta santísima fe por medio del orar en el Espíritu Santo.

 

Aquí la término que se usa para edificar es epoikodomeo, veamos su significado en Strong:

epoikodoméo; construir sobre, i.e. (fig.) criar:-sobreedificar, edificar encima.

En este pasaje vemos que sobreedificamos o construimos sobre nuestra santísima fe cuando oramos en lenguas.

El fundamento ya esta colocado, pero el edificio se va construyendo (entre otras cosas) cuando oramos en lenguas.

Es interesante ver en este punto, que cuando actuamos en fe y abrimos nuestros labios en fe para hablar en un lenguaje que no conocemos nuestra fe se estimula, ya que si nuestra fe funciona para hablar en lenguas puede funcionar para las demás cosas.

Expliquémoslo a la persona que ministramos lo que va ha pasar (que va a hablar en lenguas), lo que son las lenguas y los beneficios que tenemos en ellas.


Quinto Paso
Debemos Ayudarle a Vencer sus Temores

Hay creyentes que tienen temor de recibir algo del diablo, o algún tipo de imitación o falsificación.

Cuando recibí el Bautismo con el Espíritu Santo estaba en un grupo que tenían serias dudas acerca de esta experiencia.

Varios me decían: “¿Cómo sabes que es de Dios? ¿Cómo sabes que tus lenguas no son diabólicas?” Ellos temían recibir algo falso.

Pero no hay motivo para temer Dios da siempre lo verdadero.

LUCAS 11:11-13 (RV60)
11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?
12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?
13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

Aquí Jesús compara a Dios con un padre natural; ¿Qué padre si su hijo le pide un pan, le da una piedra? ¿Si le pide un pescado le da una serpiente? ¿Si le pide un huevo le dará un escorpión? Ninguno.

Así como un padre natural, humano, con naturaleza muerta les da buenas cosas a sus hijos cuando se las piden, del mismo modo el Padre Celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan.

Notemos los términos serpiente y escorpión que se usa en este pasaje. Las serpientes y los escorpiones son tipos del diablo y los demonios.

LUCAS 10:19 (RV60)
19  He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones,  y sobre toda fuerza del enemigo,  y nada os dañará.

Si le pedimos el Espíritu Santo no recibiremos una serpiente o un escorpión, no nos va a dar, algo diabólico o una falsificación, nos va a dar exactamente lo que le pedimos el Bautismo con el Espíritu Santo.

Eso es lo que vamos a recibir.


Si le hemos compartido claramente lo que la Palabra de Dios dice al respecto, la fe crecerá en su corazón y estará listo para recibir el Bautismo con el Espíritu y hablar en otras lenguas.