lunes, 5 de octubre de 2015

Como Ministrar el Bautismo con el Espíritu Santo - Parte 4


Sexto Paso
Que Reciba por Fe el Espíritu Santo y Hable en Lenguas

En este momento la persona ya está lista para recibir el Bautismo con el Espíritu Santo, este momento es crucial y debemos tener mucho cuidado.

Como ya sabe que va a hablar en lenguas debemos decirle, que cuando empiecen a orar inmediatamente después de ser ministrados no hablen en su idioma natal o un idioma que conozcan.

Me pasó una vez ministrando en masa que le dije a la gente que no ore en castellano ni en español sino en otro idioma diferente, ordene que la gente reciba el Espíritu Santo, y la mayoría empezó a orar en lenguas; me acerqué a una hermana y oí que oraba en quechua, le pregunte si ella conocía antes es idioma y me dijo que si, pero como yo les dije que no oren en castellano ni en español ella pensó que podía orar en quechua; le explique nuevamente y ella al momento empezó a orar en lenguas.

Es bueno explicarle a la gente, para que puedan recibir.

Luego decirles que al momento de ser ministrados ellos digan en su interior: “yo recibo por fe el Espíritu Santo ahora”.

En ese momento que abran sus labios por fe y empiecen a orar en la nueva lengua que el Espíritu Santo les da.

En Juan 7:37-39, Jesús dijo que debíamos venir y beber. "En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí, y beba.  El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado."

Jesús dijo  que recibir el Espíritu Santo es como beber agua; ¡No puedes tomar agua con la boca cerrada!

La gente que viene y abre la boca es la que generalmente recibe.

Jesús dijo, "Ven y bebe."  Si actúas por fe en Su, El la honrará, y tu serás bautizado con el Espíritu Santo.


Sétimo Paso
Nunca Presione a la Persona que ha Venido a Recibir

Esto es más un consejo para las personas que están ministrando.

Yo pasé por la Renovación Carismática y vi muchas de estas cosas; cuando alguien venía para recibir el Bautismo con el Espíritu Santo venían varios hermanos bien intencionados que le imponían las manos, lo agarraban del cuello, lo empujaban, lo aplastaban, le levantaban las manos y mil cosas más, si alguien recibía algo de Dios, era un milagro; pero la mayoría de las veces no recibían y el comentario era “no estaba preparado”.

Otra cosa que hacían era gritarle a la persona que venía: “fluye, fluye”, “habla fuerte”, “grita”, “llora”, “sube”, “baja”, “agárrate”, “suéltate”, no se decidían, o subir o bajar, o agarrarse o soltarse, la persona que quería recibir terminaba más confundido y no pasaba nada.

Lo mejor es que solo una persona se acerque y le imponga las manos, y ayude a la persona a recibir.

Una buena práctica es orar en lenguas mientras se ministra a la persona, al oír a otro orar en lenguas su fe se motivará y le será más fácil recibir.


Recordemos que como todas las cosas de Dios el Bautismo con el Espíritu se recibe por fe; si el recibió la Palabra y la creyó, no debemos presionarlo, solamente ayudarlo.