lunes, 5 de enero de 2015

¿A quién quiero agradar?


Gálatas 1:10 (Biblia Expandida de Fe)
10 ¿Busco ahora la aprobación (el favor) de los hombres, o de Dios? ¿Será que busco agradar a los hombres? Si todavía tratara de agradar a los hombres, no sería siervo (esclavo) de Cristo (el Ungido).

Interesante pregunta de Pablo: "¿A quién quiero agradar?"

Pablo está listo para contar de su conversión, sus primeros pasos con el Señor, su primer encuentro con la iglesia de Jerusalén, su ministerio entre los gentiles y su enfrentamiento con Pedro debido a su hipocresía cuando llegaron los creyentes judíos que venían de parte de Jacobo.

¿Que nos motiva a hacer lo que hacemos?

Una vez un pastor me preguntó: "Ricardo, ¿por qué eres así?" Lo único que pensé fue: "Es porque soy cristiano."

Como creyentes no deberíamos hacer las cosas para que la gente nos mire sino por lo que somos.

Me acuerdo de niño tratando de hacer las cosas para agradar a mi papá. Cuantos más ahora que Dios es nuestro Padre.

Pablo lo coloca de esta manera en Romanos 14:

Romanos 14:7-8
7 Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.
8 Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

Somos de Cristo, vivimos para Él, nuestra motivación para hacer las cosas debe ser Él y no lo que diga la gente.

Hace poco leía de un pastor famoso que para poder tener una iglesia "relevante" dio comentarios que iban contra los principios cristianos.

Pero Pablo decía, si quiero agradar a los hombres, dejo de ser un siervo de Cristo.

No caigamos en la trampa de la "relevancia", no caigamos en las modas ni en lo popular, seamos lo que somos, siervos de Jesucristo.

Agrademos a Dios, caminemos como lo que somos, Sus hijos amados.