miércoles, 7 de enero de 2015

¿De donde salió el Evangelio de Pablo?


Pablo está a punto de derrumbar los argumentos de los judaizantes, pero antes de eso nos muestra sus credenciales, de donde recibió el Evangelio que predicaba.

Gálatas 1:11-12 (Biblia Expandida de Fe)
11 Quiero que sepan, hermanos, que el Evangelio que les prediqué no es cosa de los hombres [ni de origen humano].

12 Por que no lo recibí ni lo aprendí de ningún hombre,  sino que me llegó por revelación [directa] de Jesucristo (el Ungido).

La palabra evangelio significa sencillamente "buenas nuevas" o "buenas noticias".

El término “evangelio” en las lenguas modernas en general es la transcripción literal del original griego euanghélion, adjetivo sustantivado, que significa “buena nueva” o “alegre mensaje". Consta de eu, “bien-bueno", y de ánghelos, “mensajero-anuncio", o del verbo anghéllein, “anunciar"

El término griego euanghélion era conocido ya por los autores clásicos (Homero) y aparece también en los documentos más cercanos a los escritos del NT. Su significado -como ya hemos dicho-, fundamental es el de buena nueva o alegre mensaje, preferentemente de carácter público —victoria militar o deportiva—, pero también privado, como el éxito o la curación.

Cuando Pablo usa esta palabra "evangelio" Nos está hablando de un buen mensaje que había recibido directamente por revelación de Jesucristo.

¿Para que servía este buen mensaje?

Romanos 1:16-17 (Biblia Expandida de Fe)
16 Porque no me averguenzo del Evangelio de Cristo (el Ungido), porque es el poder milagroso de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos en primer lugar, y también de los griegos.
17 Porque en el Evangelio se revela la justicia de Dios, por la fe y para la fe, conforme a lo que dice la Escritura: El justo vivirá por la fe.

En Romanos Pablo nos muestra que el Evangelio era el poder de Dios para la salvación de todos los que creen en él.

Pero, ¿cual era el mensaje que Pablo predicaba?

1 Corintios 2:1-2 (Reina Valera 1960)
1 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría.
2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado.

En este pasaje nos muestra cual era el mensaje de Pablo, Jesucristo, pero no solo de Él sino su obra completa en la cruz.

Pablo no estuvo presente ni durante la muerte de Jesús, ni durante su ministerio, no lo conoció según la carne. Pero por revelación conoció el Evangelio que predicaba, lo recibió directamente de Jesucristo.

Este es el Evangelio que encontramos en las Epístolas que escribió Pablo, el buen mensaje de la obra que Cristo hizo por nosotros en la cruz.